martes, 7 de febrero de 2017

Mis comienzos

Mi familia, de Izquierda a derecha: José María ( un servidor), María Josefa
 ( mi madre), Isabel (mi hermana) y Manuel (mi padre)
   Desde muy temprana edad había cámaras en casa, mi padre era perito mercantil y trabajaba de empleado en un banco, pero su afición era la investigación histórica, por eso escribía y publicaba sus libros con fotografías de Eduardo Benot, Eduardo Pereiras y Victor Marín, aunque él también utilizaba una Mamiya de 6X9, era la época en que publicaba: LAS CALLES DE ARCOS en fascículos, planos incluidos.

    En cuanto pudo, después de 19 años en el mismo sitio, se salió del banco para dar clases en un instituto en Bornos y escribiendo, investigando, dando conferencias y sobre todo enseñando..., transcurrió su vida.

   Dio clases de Contabilidad, Calculo Mercantil y Mecanografía, en los institutos El Convendo de Bornos, La Granja y Andrés Benítez de Jerez y en Algodonales; en esta foto de abajo estoy con mi abuelo materno José María Gómez Penn y en la siguiente con dieciocho años, cuando en mi confiaban pocos: mi padre y..., yo;
Bueno y algunos amigos, esta era todavía mi primera cámara réflex, con la que me extrené en la prensa escrita: año 1986, y con la que capté mis primeras postales, recuerdo aquel día que la compré en una desaparecida tienda de Jerez en la calle Onda, Eduardo Pereiras vino con migo y me dio una lección que nunca olvidaré:

  "- En una cámara lo más importante es la óptica, la cámara por sí sola no vale nada, por mucha mecánica y muy moderna que sea".

   Por aquella época yo estaba estudiando primero de Imagen y Sonido, a ninguno de mis profesores les oí decir eso, ni siquiera cuando terminé a los cinco años. Eduardo era uno de los fotógrafos más destacados de Jerez, era oriundo de Arcos y la fotografía la llevaba en la sangre, pues su padre fue el primero que publicó postales en Arcos, me quedé con las ganas de que hubiera expuesto o dado una conferencia en mi instituto; En los últimos años de su vida, la Real Academia de San Dionisio de Jerez lo reconoció como académico numerario, para mí siempre será uno de mis mejores profesores.








No hay comentarios: